El candidato radical

Política 09 de agosto Por
Héctor Boglioli encabeza la lista del radicalismo que esta vez no va dentro del Frente Progresista, «los sueldos que se manejan en el ejecutivo municipal son una bofetada a la gente...»
BOGLIOLI

Héctor Boglioli (68) es jubilado bancario, casado, 3 hijos varones; fue miembro de la comisión de Bomberos, consejero en la Cooperativa eléctrica y hoy es tesorero de la Asociación Che Pibe. Su incursión en la política en estas elecciones legislativas no es casual. «Soy afiliado radical desde hace 50 años, me afilió Primitivo Galán cuando terminé el secundario», cuenta con orgullo.
«Y ahora me metí de lleno en la política porque amo a Rufino, y quiero retribuirle algo a mi ciudad..., me siento en deuda», explica Héctor. Y agrega que «yo siempre veía a los políticos hablando lindo, y decía que eso no era para mí... Pero bueno, mi idea de la política es sencilla, un radicalismo simple, sin vueltas. Como era cuando me afilió Primitivo, yo sigo creyendo en ese radicalismo».
Le decimos que no es un candidato radical cualquiera, porque representa a un radicalismo que no está en el Frente Progresista. «Sí, se discutió mucho si quedarse o no. Algunos opinaban que había que seguir en el Frente Progresista por una cuestión de conveniencia política, porque se suman más votos. Quedarse en el Frente nos daba la posibilidad de ganar una elección, pero no de tener una mejor propuesta. Y por eso decidimos ir solos, dar este puntapié inicial», responde.
¿Son algo así como la punta de un iceberg, de un radicalismo que en toda la provincia se está yendo el Frente Progresista? «No sé, pero sí te puedo decir que para nosotros acá en Rufino, es como volver a empezar. El radicalismo fue importante, fue protagonista en Rufino. Y nosotros aspiramos a que la UCR recupere ese protagonismo... No sé cuantos votos vamos a sacar, porque a lo mejor soy el candidato menos conocido. Pero más allá de los votos que saquemos, vamos a seguir en este camino, de recuperar el protagonismo de la UCR como partido. No vamos a dar marcha atrás. Y si de acá a dos años queremos pelear la intendencia, hay que prepararse», contesta subrayando la última frase.
Vos fuiste a saludar a los precandidatos de las otras listas, de los otros partidos, no es algo común eso, le decimos. «Para mí es normal, porque somos vecinos y nos cruzamos todos los días en la calle. Todos los que se postulan son buena gente».
¿Que tema elegirías para empezar la tarea si llegás a una banca? «Quizás la ordenanza tributaria, que está tan sobre el tapete ahora. Me pareció extraño que quieran tratar las modificaciones ahora, con pronto despacho. Creo que es algo que hay que analizar muy bien y cuidadosamente. Porque es cierto que no hay que desfinanciar al municipio, pero tampoco hay que desfinanciar a los vecinos que son los que pagan las tasas. Y están hablando de un aumento del 30 por ciento. Después está el tema de la rezonificación, donde cometieron un error y hay que corregirlo», dice. Y agrega que también hay muchas ordenanzas que no se aplican o se aplican mal.
«Está la ordenanza del registro de enfermos de cáncer que no se llevó a la práctica. La del acceso a la información pública no se tiene en cuenta. La del Fondo para viviendas de emergencia, el Banco de Tierras..., no se implementan. Las del Consejo de la Niñez y Consejo de Seguridad no se aplican bien. Hay mucho para hacer...», destaca.
El ejecutivo se redujo los gastos de representación en un 36 por ciento, ¿que pensás de eso? «Estoy totalmente en contra de ese nivel de sueldos que se manejan en el ejecutivo municipal, es una bofetada a la gente que cobra una jubilación mínima. Nunca entendí por qué un político tiene que cobrar 10 o 15 veces que una persona normal», concluye con firmeza Héctor Boglioli.

Te puede interesar

Te puede interesar