OPERACIÓN MORDAZA

Política 14/09/2017 Por
Los concejales del PRO y el presidente Mazzucco, se pusieron de acuerdo para impedir el tratamiento del «Proyecto Dehesa» que anulaba el aumento de la Tasa urbana.
GUSDEHE

En un episodio sin precedentes en la historia del concejo deliberante de Rufino, el bloque del PRO y el presidente del legislativo Alberto Mazzucco (Teixidó no asistió a la sesión) no permitieron hoy que se tratara el proyecto del concejal Gustavo Dehesa (FpV), que proponía anular el aumento del 30 por ciento en la Tasa urbana.

La decisión del oficialismo y de Mazzucco (UCR) está contemplada en el reglamento del concejo, ya que este indica que todo proyecto debe ser impulsado por al menos dos concejales para su tratamiento. Pero siempre existió un código ético no escrito, por el cual nunca se impidió a los bloques unipersonales presentar y tratar un proyecto en sesión, e invariablemente algún concejal de otra bancada ofrecía su apoyo, para el tratamiento de esos proyectos firmados por un solo edil. Hoy ese código de ética democrática se rompió. Y la «Operación Mordaza» articulada por el PRO y Mazzucco no permitió el debate de un proyecto, que hubiera permitido a los rufinenses conocer las distintas posturas en torno al tan meneado aumento del 30 por ciento en la Tasa urbana. Si el proyecto se hubiera tratado, seguramente hubiera sido rechazado por la mayoría conformada por el PRO y el Frente Progresista, pero las distintas opiniones se hubieran expuesto en el debate público. Esa libre discusión de las distintas opiniones, es uno de los pilares de los cuerpos legislativos en las democracias de todo el planeta, menos en Rufino a partir de hoy.

Te puede interesar

Te puede interesar