INFORME SOBRE LA PICASA: Esta semana Buenos Aires debe decidir si acepta la canalización para alejar el peligro de la ruta 7

El agua voltea los guard-rails y socava las banquinas, terraplén en peligro

Hace poco más de dos meses, La Tribuna del Sur publicó un informe dando cuenta de los efectos del agua sobre el terraplén de la ruta 7 en la laguna La Picasa. Hoy la situación se ha agravado de manera notoria. Las defensas sobre las banquinas de la calzada (guard-rails) que estaban debilitadas e inclinadas, ya se cayeron. Donde los guard-rails fueron desplazados hacia adentro porque el agua los había aflojado, los soportes de hierro ya están otra vez amenazados. En las banquinas, se ve claramente como el agua va socavando, lenta pero inexorablemente, el terraplén que sostiene la ruta.


Según datos proporcionados por el Comité de Cuenca, el nivel (cota) de La Picasa está hoy en 104,25 mts. sobre el nivel del mar. La ruta 7 y la vías del ferrocarril que atraviesan la laguna, están en cota 104,50 mts.
Es decir que si La Picasa crece 25 centímetros, cubriría ruta y vías. Pero antes que eso suceda, opinó el presidente del Comité de Cuenca Juan Carlos Duhalde, «la ruta se va a cortar porque el terraplén no va a resistir..., vemos lo que pasa en las banquinas, pero nadie sabe como está el terraplén debajo de la ruta, y lo mismo va a suceder con las vías. Antes que las tape el agua van a ceder los terraplenes...».
Para Duhalde, la situación es gravísima y debe hacerse algo en forma urgente, para que no se vuelva a cortar la ruta. «Ya nos pasó, y estuvimos 7 años para que la reconstruyan. Para nosotros, en Diego de Alvear, fue un desastre...», subrayó.
El presidente del Comité de Cuenca informó que según las mediciones, a la laguna están ingresando unos 30 metros cúbicos por segundo. «Es una cantidad de agua increíble, y sigue entrando... En la Cuenca ya entró el agua suficiente como para cortar la ruta, eso es lo que muchos no entienden...», enfatizó Duhalde.
Y agregó que en el reservorio número 4, al oeste de la Cuenca, desde Córdoba comenzaron a ingresar 22 metros cúbicos por segundo, a través de un canal clandestino.
«En Córdoba dicen que ya lo taparon (al canal clandestino), pero nosotros no lo pudimos verificar. Igualmente esa cantidad de agua ya entró a la cuenca, y va a llegar a la laguna en estos días», explicó el presidente del Comité.
Duhalde insiste con que la solución al problema es simple, con la construcción de un canal que por gravedad, saque unos 5 metros cúbicos por segundo hacia la laguna de Teodelina por el norte. Desde allí el agua iría hacia la Laguna de Gó-mez (Junín), y de ahí hacia el mar por el Río Salado.
«Sacando esos 5 metros cúbicos bajaríamos 2 metros el nivel de la laguna y aliviaríamos la presión sobre la ruta y las vías. pero la provincia de Buenos Aires se opone, no aceptan una gota de agua... Es ilógico, porque el Río Salado lleva 240 metros cúbicos normalmente, 5 metros cúbicos más no son nada...», detalla.
Pocos días atrás, se reunió el Comité Interjurisdiccional de Cuenca, es decir las provincias de Santa Fe, Córdoba, Buenos Aires, y Recursos Hídricos de la nación. Allí se planteó la necesidad de construir el canal del que habla Duhalde. Pero la provincia de Buenos Aires se opuso terminantemente a esa obra.
El resto del Comité Interjurisdiccional respalda la construcción del canal, incluso con la aprobación de la secretaría de Recursos Hídricos de la nación.
Por la anterior, ese Comité le dio al gobierno bonaerense una semana de plazo, para que reconsidere su postura. Y la obra se realice con la participación de los técnicos de esa provincia.
«En Junín no tienen problemas y al Salado en territorio bonaerense, 5 metros cúbicos no lo afectan en nada... Si Buenos Aires se sigue oponiendo, creo que la nación y Santa Fe tendrán que cortar por lo sa-no...», destacó Juan C. Duhalde.
En el Comité de La Picasa, piensan que si la oposición de Buenos Aires se mantiene, al canal debería construirlo la provincia de Santa Fe, con el aval de la nación.
«La obra se ejecutaría totalmente en territorio santafesino, si los bonaerenses se oponen, Santa Fe tendría que hacerla igual...», subrayó con énfasis el presidente del Comité de Cuenca.

Te puede interesar

Te puede interesar