Soja: números complicados

Regionales 30 de noviembre Por
Precio bajo, dólar planchado y aumento de costos complican la «doble renta» en la economía sojera.
SOJA

«A los arrendatarios ya no les dan los números, si cosechás 35 quintales salís hecho...., esto sólo cierra para los grandes y los pequeños y medianos quedamos culo al norte», decía días atrás a La Tribuna del Sur un productor local. Esa aseveración tiene una simple explicación matemática.

Los costos de siembra, cosecha, comercialización, etc, suman en la zona alrededor de 17 quintales por hectárea. Con un valor del alquiler de 13 quintales/hectárea, el arrendatario debe destinar 30 quintales por hectárea para cubrir los gastos. Y el rinde promedio para la soja en la Zona Rufino, ronda los 35 quintales/ha. Esa ecuación, sumada a las pérdidas causadas por las últimas inundaciones y el aumento en los combustibles (que golpea directamente a la agricultura), explican la preocupación de los productores. Este escenario en la economía agrícola, junto a la inflación que no se detiene, es sin dudas una de las causas de los problemas que atraviesa la economía local. Las consecuencias de la crisis en la «doble renta» sojera, deben medirse teniendo en cuenta que aproximadamente el 70 por ciento de la soja que se cultiva en la zona, se siembra en campos alquilados. Un alivio para los arrendatarios que optaron por el doble cultivo, dicen algunos observadores, puede llegar con el buen rendimiento del trigo que está ya para ser cosechado. Ese ingreso, puede impulsar la siembra de soja de segunda. Sobre todo después de la lluvia de ayer, que descargó unos 30 milímetros en la zona, devolviendo humedad a algunos lotes que ya mostraban signos de sequía. Noviembre fue bajo en lluvias en relación a los promedios históricos, totalizando 65 milímetros. El acumulado del año está en los 935 mms.

Te puede interesar

Te puede interesar