CONTRATAPA: Despedida

Contratapa de La Tribuna del Sur Sábado 1 de Abril de 2017
Compu

Estimadas y estimados lectoras y lectores de esta contratapa: motiva la presente comunicarles que a partir de este momento, ya no seré el director de la edición en papel de La Tribuna. Esa responsabilidad, queda desde hoy en manos de mi colega y amigo Rodrigo Giménez, a quien auguro el mayor de los éxitos en esa tarea.
Después de 30 años de compartir estas páginas, no me resta más que agradecer a los lectores y anunciantes que me acompañaron en estas tres décadas de semanales encuentros, papel mediante. De ahora en más, mi tarea periodística se centrará únicamente en la dirección y edición de nuestra web de noticias, latribunadelsur.com, que ustedes seguramente ya conocen.
Sin más, y reiterando mi agradecimiento, los saludo muy Atte. Hugo Basso.
Bueno, hasta ahí la formalidad. Ahora, entre nosotros, les cuento como es el asunto. Como a todo periodista gráfico de la vieja escuela, iniciado con originales en papel, película negativa en laboratorio, fotografía con rollito y revelado en cubetas, la tecnología empezó a cambiarme la vida allá por los finales del siglo pasado, cuando incorporamos computadoras, fotografía digital y edición en pantalla.
Todo se simplificó y los procesos de edición se aceleraron de manera fantástica. Pero había algo que no cambiaba, y lo que pasaba el lunes yo te lo contaba el sábado. Comenzar a hacer la página web de La Tribuna del Sur, me estalló la cabeza. Subir una información a la web, y a las dos horas comprobar que la han leído miles de personas, es una experiencia inigualable para cualquier periodista acostumbrado a recibir los “rebotes” de sus artículos, varios días después de redactarlos. Además y debo confesarlo, mi avanzada edad (hace 20 años que tengo 40), ya no me permite hacer los dos laburos. No me da el cuero para hacer la edición en papel y la web. Después de un año de hacer las dos cosas, ya no sé donde termina mi culo y donde empieza la silla donde me siento frente a la compu.
Bueno, basta de tanta intimidad. Vamos a lo nuestro, que es la valiosa comunicación que semanalmente mantenemos a través de esta contratapa. Si el Rodrigo lo permite, la seguiremos manteniendo. Por supuesto, le pediré una abultada suma de dinero para ello. Pero el tipo tiene resto y aunque seguramente me regateará el precio, vamos a llegar a un acuerdo.
Nos vemos entonces, y para los correos sigan escribiendo al mismo e-mail que figura al pie.

                                                                                                                                                                                                  H.B.

                                                                                                                                                                                                 [email protected]