«No tuvimos más remedio que clausurar»

Política 15/08/2020 Por La Tribuna del Sur
El jefe de Gabinete habla sobre la clausura de una empresa láctea en Rufino, «hicimos todo lo posible, no quedó otra opción».
AAARTURO

Anoche la municipalidad de Rufino clausuró por «falta de habilitación municipal» la fábrica de quesos Nonna Pía, ubicada en calle Bernabé Ferreyra de esta ciudad (ver nota anterior). Este portal de noticias solicitó información sobre el tema al jefe de Gabinete municipal, Arturo Patimo (foto archivo), firmante de la orden de clausura. «Hicimos todo lo posible..., no tuvimos más remedio que clausurar», afirmó. Y luego pasó a enumerar los motivos de la decisión.
Patimo relató que a finales de 2015, cuando asumió el actual gobierno municipal, la fábrica láctea «no tenía habilitación municipal». Y que por esto se iniciaron conversaciones con los propietarios para ir regularizando la situación.
«Desde 2018 tuve reuniones con ellos, porque tenían problemas edilicios, de seguridad laboral, bromatológicos y de vertido de efluentes...., de ahí en adelante solucionaron el tema bromatológico y empezaron algunas reformas edilicias», detalló Patimo.

El jefe de Gabinete agregó que el problema principal para la habilitación, pasó a ser el vertido de efluentes (sueros) a la red cloacal, para lo cual Aguas Santafesinas (ASSA) había otorgado a la empresa una autorización con limitaciones de volumen y cantidad de materia orgánica. Limitaciones que la empresa no habría respetado, y por ello ASSA le retiró dicha autorización. «Porque en mayo del año pasado ASSA descubrió que tiraban los líquidos a la red cloacal por una conexión clandestina desde una casa lindera», destacó el jefe de Gabinete. Y agregó que hace una semana, «ASSA nos informó que ahora el vertido lo hacían por otra conexión clandestina pero por calle Centenario».
El fondo de la cuestión, según explicó Patimo, radica en que el Ente Regulador de Servicios Sanitarios (Enress), no aprueba el funcionamiento de las lagunas facultativas donde se depuran los líquidos cloacales, desde donde emanan olores nauseabundos que llegan a la ciudad cuando hay viento sur. A su vez, Aguas informa al municipio que la situación de las lagunas, se debe al vertido clandestino de efluentes desde Nonna Pía, con exceso de materia orgánica que produce los olores. «Ante esto no tuvimos otra opción que clausurar, porque la responsabilidad pasa a ser nuestra», subrayó el jefe de Gabinete.
Arturo Patimo concluyó informando que, «además hay dos denuncias penales por daño al medio ambiente, radicadas por vecinos; y en una de ellas está demandada también la municipalidad, porque la empresa funciona sin habilitación municipal».  

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar