Aflojando tensiones

Política 02/12/2020 Por La Tribuna del Sur
Después de meses de conflicto, primera reunión entre sindicato de municipales y ejecutivo en Rufino.
TENSIONES

Allá por el mes de junio el Sindicato de Municipales de Rufino (Sitram) y el ejecutivo de esta ciudad, ingresaron en zona de conflicto por el pago de adicionales a quienes conducen maquinaria municipal. De allí en adelante el Sitram sumó otros reclamos, como la provisión de protecciones para lla pandemia y la necesidad de contra con una Aseguradora de Riesgos de Trabajo. Y se sucedieron medidas de fuerza locales, junto a paros provinciales ligados a la negociación paritaria. En el medio hubo una conciliación obligatoria, el gobierno municipal cesanteó trabajadores que luego tuvo que reincorporar, y descontó días de paro.
Durante estos meses la relación entre sindicato y ejecutivo no solo estuvo cortada, sino que se caracterizó por un enfrentamiento a veces sin cuartel, en los medios de prensa.
Ayer por la tarde y luego de una convocatoria vía Zoom de los concejales, ejecutivo y sindicato retomaron el diálogo. La representante legal del Sitram, Natalia Ferrero, se reunió con el jefe de Gabinete Arturo Patimo. Y comenzaron a desandar el silencio y el enfrentamiento «a cara de perro» que profundizó el conflicto y muchas veces, llevó a la ciudad a un estado de incertidumbre en tiempos de pandemia. Cuando la paz social era, quizás, más necesaria que nunca.

Los negociadores, en este caso Ferrero y Patimo, trabajan contra reloj. El viernes se pagan los salarios de noviembre y el Sitram aspira a que ese día, se reintegren también los días descontados a quienes adhirieron al paro. Todo parece indicar que, mientras otras cuestiones pueden ser pasibles de un acuerdo no tan intrincado, el tema de los días y presentismo descontados, pinta como lo más arduo de la negociación.
Archivos al canto, «acá el que no trabaja no cobra», Natalio dixit ante micrófono que se le ponía a tiro. Y el hombre no es experto en recular en chancletas. «Nos mete la mano en el bolsillo, si no reintegra lo descontado habrá paro por tiempo indeterminado», retrucaba la jefa de los municipales. Y María José Barrios ya demostró que «ceder», no es una palabra que figure en su diccionario.
En este difícil escenario, los concejales esgrimen el acta de paritarias en la que intendentes y jefes comunales, se comprometen a no descontar días de paro. Solo dos localidades de la provincia lo hicieron, Rufino es una de ellas.
Así las cosas, se entiende que la reunión de ayer se mantenga en reserva. Y solo se diga oficialmente que «es positivo que se reinicie el diálogo».
Un actor involuntario de todo este asunto, es el frentista que paga la tasa y tributos municipales. El que pone el voto para elegir al gobierno municipal y cuando este se equivoca, paga con creces en los tribunales (con su plata) el error del que gobierna.  
    

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar