Rosario: el costo de vida cerró el año con un 49% de aumento

Una familia de los barrios populares necesitó en diciembre al menos $65.699 para acceder a lo mínimo e indispensable. Sin embargo, marcó una desaceleración en el incremento comparado a 2019, cuando aumentó un 56%.
LUCILA DE PONTI
Dip. Pcial. Lucilia De Ponti (Mov. Evita)

El Costo de Vida para una familia de los barrios populares de Rosario trepó en diciembre a $65.699, lo que significa un aumento del 49% en el transcurso del 2020. A pesar de la crisis económica generada por la pandemia, este porcentaje de aumento marcó una desaceleración con respecto a 2019, cuando los incrementos alcanzaron el 56% anual.

El dato se desprende de un relevamiento realizado por la diputada provincial Lucila De Ponti junto al CESO (Centro de Estudios Scalabrini Ortiz) el cual registra y compara regularmente el consumo en barrios representativos como Casiano Casas, La Sexta, La Lagunita y Mangrullo.

El estudio indicó que solamente para cubrir las necesidades indispensables de alimento un hogar debe destinar como mínimo $26.641 y un adulto rosarino necesita $8.622 para no caer debajo de la línea de indigencia. En los últimos cuatro años los productos relevados aumentaron en promedio 287%. Los mayores aumentos se dieron en carne (+582%), naranja (460%), arroz (423%) y papa negra común (400%).

Al comparar el Costo de Vida con diferentes ingresos de referencia, se evidencia una caída del poder adquisitivo. El salario mínimo, vital y móvil (SMVyM) de $18.900 apenas cubre el 29% y ya ni siquiera alcanza para las necesidades alimenticias de una familia. Tampoco cubren el Costo de vida el salario promedio de un obrero de la construcción ($49.234), de un empleado de comercio ($41.906), y de trabajadores de casas particulares ($19.564) que cubren respectivamente el 75%, 64% y 33%.

“Sigue siendo preocupante que en este contexto difícil de la economía los precios de los bienes esenciales -fundamentalmente de los alimentos- siguen subiendo, lo cual tiene que ver con la enorme concentración que existe en el sector de la producción y comercialización de estos productos”, explicó Lucila De Ponti.

Un ejemplo de esto fue la canasta navideña, donde los mismos 8 productos mínimos (pan dulce, sidra, budín, garrapiñada, turrón, atún, lata de durazno y ananá) que en 2019 se conseguían en los comercios de proximidad de los barrios populares por $452, costaron $932, marcando un aumento anual del 100%.

 Para la legisladora del Movimiento Evita, en este contexto las políticas públicas y el trabajo coordinado entre el gobierno nacional y provincial son indispensables para afrontar esta difícil situación. “Así lo demostró la Tarjeta Alimentar -que permitió ampliar la cobertura de la AUH-, la Tarjeta Única de Ciudadanía, ATP, IFE y otras medidas destinadas a garantizar la asistencia alimentaria, el consumo y la producción”.

“Este año empieza una nueva etapa, donde hay grandes expectativas por la reactivación económica de sectores clave de la producción, donde la vacunación abre una nueva esperanza y donde el Estado debe acompañar a cada santafesino y santafesina a ponerse de pie. La pandemia no terminó, hay que seguir cuidándonos, pero el horizonte  muestra signos de recuperación que nos permiten ser optimistas de cara a lo que viene”, finalizó.  

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar