Fumigaciones estrictamente controladas

Política 10/02/2021 Por La Tribuna del Sur
Se aprobó la nueva ordenanza, para reglamentar y controlar el uso de agroquímicos en Rufino.
FUM.

Finalmente y luego de 6 meses desde que el Centro de Estudios Rufinense «Scalabrini Ortiz» propusiera a los concejales un proyecto de ordenanza, hoy el legislativo aprobó por 4 votos contra 1 una nueva normativa. La ordenanza aprobada con la sola oposición del edil Walter Santo, fue propuesta por el ejecutivo en base al proyecto del Scalabrini Ortiz, introduciendo algunas modificaciones. Una de ellas, es el agregado de una «zona de exclusión» de 50 metros desde el límite agronómico (alambrado sobre banquina), sin uso de agroquímicos y como transición agroecológica con el periurbano. Y con la obligatoriedad para el propietario de la tierra, de plantar una barrera forestal a lo largo de esos 50 metros. La nueva ordenanza establece que a partir de esos 50 metros, solo se permitirán fumigaciones terrestres solo con productos de baja toxicidad (Banda Verde) y con vientos contrarios a la zona poblada. La fumigación aérea se permite solo a 1,5 kms. de la zona poblada, con receta aprobada, bajo condiciones de viento adecuadas y bajo control de un fiscalizador. 

Los concejales introdujeron también algunas modificaciones, como dar mayor plazo a quienes poseen depósitos de agroquímicos en la zona urbana, para que estos sean reubicados. Pero de aquí en adelante, no se permitirán nuevos depósitos de agrotóxicos en el ejido urbano. También habrá mayor participación del legislativo, en la comisión que verificará la aplicación de la nueva normativa.
El concejal Santo fundamentó su voto contrario, señalando especialmente que no acordaba con la «zona de exclusión» de 50 metros y el uso de productos de Banda Verde a partir de allí porque, afirmó, «esos productos también pueden contener glifosato». Y reclamó un estudio sanitario relacionado al efecto de los agroquímicos en la población.
Quienes votaron a favor (Reinoso, Saint Martin, Robles y Marcos), destacaron el consenso logrado por los distintos sectores involucrados (productores, profesionales, etc.); y señalaron que luego de un tiempo de vigencia de la normativa, esta puede ser nuevamente modificada y mejorada.
La nueva ordenanza viene a cubrir un vacío legal y operativo notorio, aunque su efectividad dependerá en gran medida del accionar de los controles, especialmente del agente fiscalizador que designe el municipio.
 

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar