Policía condenado por narco

Ex jefe de Drogas Peligrosas, condenado a 10 años de prisión por Tribunal Federal de Rosario.
AADRUETTA

El Tribunal Oral Federal 3 de Rosario condenó ayer a 10 años de prisión, al ex jefe de inteligencia de Drogas Peligrosas, Alejandro Druetta (foto), como «partícipe necesario» en el delito de tráfico de estupefacientes. También fue condendo a 9 años y medio «Ojito» Actis Caporale, como «organizador» de tráfico coordinado de estupefacientes. Y Juan Delmastro, ex compañero de Druetta, fue sentenciado a 7 años de cárcel.
La banda integrada por los condenados, operó en el sur santafesino desde 2007, y la investigación provocó cimbronazos en el ámbito político provincial. El escándalo se desató cuando el jefe policial fue jerarquizado durante la gestión del ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, pese a que se encontraba bajo sospecha por diferentes irregularidades denunciadas en 2012 por el fiscal Eduardo Lago.
Lo probado hasta el momento sostiene que Druetta y Delmastro extorsionaron en 2007 a un muy joven Actis Caporale (de 18 años), luego de que lo atrapasen portando ácido lisérgico en pleno centro rosarino. Desde aquel momento, Druetta y Actis Caporale conformaron una banda delictiva, en la que este último debía oficiar de informante de la «competencia», para que Druetta y Delmastro realizaran allanamientos que le permitiesen atrapar a varios delincuentes menores y levantar la bandera de la lucha contra el narcotráfico.

En 2012 Druetta fue trasladado a Venado Tuerto como jefe de la Brigada Operativa 8 de la ex Drogas Peligrosas. Allí siguió con su modus operandi y el fiscal Lago, denunció  irregularidades en procedimientos efectuados por el policía. El allanamiento más escandaloso ocurrió cuando le encontraron un kilo de «cocaína» en el auto de Carlos Andrés Ascaini, uno de los narcotraficantes de más renombre en la zona (con vínculos con el ex jefe de Policía provincial Hugo Tognoli que había sido nombrado por el entonces gobernador Hermes Binner). Lo curioso fue que la «droga» incautada resultó ser en su gran mayoría azúcar, y Lago solicitó investigar el proceso bajo la sospecha de que el paquete fue implantado por la brigada antidrogas para sacarse a Ascaini de encima.
La falsa cocaína y las posteriores amenzas recibidas por Lago (debió ser escoltado durante más de seis meses por la Tropa de Operaciones Especiales), terminaron por hacer del caso un escándalo nacional, y generó un revuelo político en la provincia de grandes magnitudes. A todo ello se sumó que los entonces ministros de Gobierno y de Seguridad, Rubén Galassi y Juan Lewis, viajaron a Venado Tuerto para mostrar su apoyo a Druetta y poner en duda las declaraciones de Lago. (Fuente: La Política Online)

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar