El «Misterio Crocco»

A casi 7 meses del intento de femicidio, ni el millón de recompensa dio resultados para dar con su paradero.
FC

A mediados de febrero pasado, Facundo Crocco hirió gravemente a Carina Blanghetti con un arma blanca. La Fiscalía a cargo de Horacio Puyrredón considera probada esa acusación. Pero pasados más de 180 días, no hay pistas del agresor que desapareció como por arte de magia luego de ocurrido el hecho.
«Una investigación es la del intento de femicidio, en la que  hay pruebas contundentes señalando a Crocco como autor del hecho... Está todo listo para la acusación, pero no se puede acusar a alguien que no se sabe si está vivo o muerto», sintetizó hoy el fiscal Puyrredón a La Tribuna del Sur. Y agregó que hasta hoy no existen evidencias de que un tercero haya participado en el episodio.
La otra investigación, es la que trata de determinar el paradero de Crocco. Y allí las cosas se complican. El primer interrogante es si, como le habría dicho a la víctima, se quitó la vida. Pero a pesar de los intensos y reiterados operativos de búsqueda en la zona, no se encontró ninguna evidencia de que el prófugo pudiera estar muerto.
Queda la otra alternativa, que se haya fugado y esté oculto en algún lugar del país. Esto incluiría la posibilidad que haya podido pasar a algún país limítrofe de manera clandestina.
Los cierto es que ni siquiera la recompensa de 1 millón de pesos, establecida por el ministerio de Seguridad de la Nación para premiar a quien dé un dato cierto sobre el paradero de Crocco, produjo hasta ahora algún resultado.
«Todas las fuerzas de seguridad están participando en la búsqueda, incluso se comunicaron conmigo desde el ministerio de Seguridad nacional, y tanto Gendarmería como la Policía Federal también está colaborando», señaló Horacio Puyrredón.
¿Es posible que el prófugo trate de ocultarse hasta que prescriba el delito?, le preguntamos al fiscal. «No creo, la tentativa de femicidio prescribe a los 20 años...», respondió.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar