Caso Giuliana Yngelmo

Sociedad 31/03/2022 Por La Tribuna del Sur
Apelan libertad de uno de los imputados, comunicado de la familia de la víctima.
YNGELMO

María José Barrios, madre de la adolescente Giuliana Yngelmo fallecida el año pasado en un accidente de tránsito, difundió un comunicado informando sobre nuevs alternativas producida en el proceso judicial. Barrios y su abogada habian ofrecido una conferencia de prensa un mes atrás (foto archivo), adelantando que iban a mantener informados a los medios sobre la marcha de la causa en la justicia. El comunicado difundido ahora, es el que se transcribe a continuación:
«El día 28 de marzo de 2022 se llevó adelante, a pedido de nuestra parte, audiencia de prisión preventiva respecto del Sr. Francisco Ayestarán. Ante todo, vamos a explicar lo acontecido desde Noviembre pasado y hasta el momento:
«Apenas ocurrido el hecho en donde Giu perdió la vida, el magistrado de la causa resolvió imponer prisión preventiva por 40 días a ambos imputados. Es decir, encontró PELIGROSOS PROCESALMENTE tanto a Vázquez como a Ayestarán. Que una persona sea declarada procesalmente peligrosa implica que el magistrado entiende que están reunidos 3 requisitos legales que se encuentran contemplados en el Art. 220 del Código Procesal Penal de nuestra provincia. Estos 3 requisitos son: 1) Que haya elementos para sostener que una persona es autora o partícipe de un delito; 2) Que la pena que puede llegar a recaer sea razonablemente de efectiva ejecución; 3) Que se puedan presumir peligros procesales de entorpecimiento probatorio o bien de fuga por parte del imputado. Reunidas estas tres condiciones se puede imponer la prisión preventiva. En este caso, así se efectivizó y se impuso la prisión preventiva, en modalidad atenuada, para ambos imputados.
«Acto seguido, al finalizar aquel plazo originariamente impuesto, nuestra parte solicitó la renovación de la medida. En aquél momento, el magistrado entendió que prácticamente ya se habían terminado de recabar los testimonios que restaban y que, en consecuencia, era factible sostener el estado de libertad por considerar que los riesgos procesales podían razonablemente contenerse con una serie de múltiples medidas alternativas, tales como presentarse a firmar ante la sede del Ministerio Público de la Acusación, prohibición de tener contacto con testigos de la causa, fijar domicilio, prestar una elevada fianza (respecto de ambos imputados la misma se fijó en un millón de pesos), etc. En aquél momento comprendimos que el magistrado había dado una serie de medidas muy serias que, entendíamos, se mostraban en principio como suficientes para evitar que ambos imputados se fuguen o entorpezcan la investigación. Casualmente, esas medidas se impusieron con la consigna de que el estado de libertad se mantendría sujeto al cumplimiento de estas condiciones. La medida adoptada por el magistrado fue legal, está contemplada en el Art. 219 del Código de Procedimiento, y la resolución se mostró respetuosa tanto del interés de nuestra parte de asegurar riesgos procesales como de la garantía de libertad durante el proceso a la que tiene derecho todo imputado que se presume inocente, siendo la prisión preventiva una medida excepcional que sólo procede cuando las demás se muestran como insuficientes.
«Desde Diciembre pasado y hasta ahora ambos imputados gozan del estado de libertad, y se encuentran sujetos al cumplimiento de estas reglas. Pero a mediados de Marzo, la declaración de un testigo fundamental del hecho expuso que el Sr. Ayestarán había mantenido contacto con él, pese a la prohibición. El testigo dijo además ser amigo del Sr. Ayestarán. Y al momento de prestar declaración sobre el hecho, llamativamente no recordaba nada que pudiera describir la conducta de Francisco Ayestarán antes, durante o después del siniestro, lo que resulta llamativo porque este testigo privilegiado estaba a escasos metros de la camioneta conducida por Ayestarán y siguiéndola por detrás, hasta que se produce el impacto, el vuelco y el deceso de Giu, llegando este testigo al lugar y siendo percibido por cámaras de seguridad privadas segundos después de este suceso.
«Esta parte entendió que, por los motivos descriptos, correspondía solicitar la prisión preventiva del Sr. Francisco Ayestarán. No podemos dejar de referir que inicialmente este señor, junto con el coimputado Vázquez, fue encontrado procesalmente peligroso y privado de su libertad por 40 días. Tras ello, el magistrado primero y yo en persona después, le dimos un voto de confianza para que mantenga su estado de libertad, entendiendo que tan serias medidas serían suficientes para que el Sr. Fiscal y también la querella pudieran continuar investigando el hecho sin injerencias indebidas de ningún tipo. Frente al incumplimiento de Ayestarán, expuesto por un testigo, entendimos que el Sr. Ayestarán se ocupó de demostrar que esa confianza fue inmerecida, lo que nos llevó a temer por la legalidad del proceso, por la transparencia de la investigación, por el riesgo de entorpecimiento probatorio. Como consecuencia, planteamos la necesidad de imponer la prisión preventiva, pues en función de lo que dispone la ley, si el propio imputado viola reglas de conducta, ello implica que las mismas se muestran como insuficientes para contener riesgos procesales y, consecuentemente, corresponde aplicar la excepción a la regla de libertad durante el proceso, la cual es, precisamente, la imposición de una prisión preventiva. En este caso, entendíamos que la cuestión resultaba crucial, ya que las cámaras de seguridad permitieron identificar a 15 personas que estaban en el momento del hecho en el lugar (esta identificación se produjo el pasado 18 de Marzo), las que deben ser citadas a prestar declaración". 

«El magistrado entendió que los motivos alegados por nuestra parte no resultan suficientes para modificar el estado de libertad del que se encuentra gozando el Sr. Ayestarán y, como consecuencia de ello, en la audiencia que tuvo lugar el día 28 de Marzo pasado, rechazó nuestra pretensión.
«Atento esta decisión que, entiendo, nos causa un perjuicio de imposible reparación ulterior, porque se traduce, este es mi parecer personal, en un permiso tácito para que el Sr. Ayestarán continúe contactando testigos del siniestro, con la inmensa posibilidad de que efectivamente se entorpezca la investigación, hemos interpuesto en el día de la fecha el respectivo recurso de apelación, a efectos de discutir jurídicamente la decisión del magistrado actuante, en la instancia posterior, frente a otro Juez, el que deberá ser determinado por medio del sorteo respectivo.
«En lo personal, y como siempre lo digo en la sala de audiencia cada vez que se me da la palabra como víctima  -somos víctimas de este hecho todos quienes queríamos a Giu y, desde luego, Giu es la principal víctima-, digo que creo en la justicia y a quienes tienen en su mano hacer justicia, les refiero que lo único que espero de esta etapa no es la imposición de una pena anticipada, sino de una manera efectiva de garantizarnos la limpidez de la investigación, de garantizarnos que, no por la carátula de «culposo» .-que se traduce como «muerte no intencional»- el homicidio de mi hija no será investigado con las garantías que amerita toda investigación. El modo de hacer valer nuestros derechos es ejercerlos. Y es por ello que, en lo particular, he interpuesto por intermedio de mi abogada el recurso respectivo. Siempre, y en todo momento, buscaremos garantizar la realización de un juicio justo e interpondremos, por los canales legalmente previstos, todos los escritos que sean necesarios para hacer llegar la voz de Giu a quienes tienen en su mano tomar decisiones. Pura y exclusivamente para lograr justicia.
«Me comprometo a mantener informados por este medio a todos aquellos que tengan interés en esta búsqueda de verdad y justicia. Gracias por su atención». 

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar