INFORME: Los pibes que llegan solos a Rufino

Sociedad 27/03/2017 Por La Tribuna del Sur
Preocupación en la policía y el juzgado
adolescentes_0

Desde hace algunos meses, la policía y la justicia de Rufino están notando un fenómeno que ya comenzó a encender una luz de alerta. Son los casos que se detectan, de chicos muy jóvenes que llegan a la ciudad, solos, sin asistir a ningún colegio y sin trabajo.
En general son adolescentes de entre 16 y 20 años, aunque los hay también de 14 y 15. Llegan a Rufino desde ciudades como Mendoza, Río Cuarto, Rosario, y a veces se establecen casas de familiares. O bien buscan algún lugar donde establecerse.
En algunos casos, la policía detectó a chicos en esta situación en viviendas que fueron allanadas. Es decir, «no son jóvenes en situación de calle, pero sí puede afirmarse que están en riesgo, muy cerca del delito...», como afirmó una fuente confiable a La Tribuna del Sur, hace pocos días.

Lo anteriormente descripto, no es una impresión subjetiva de algún agente policial. Este semanario consultó al ministerio de la Acusación local, donde el fiscal Mauricio Clavero confirmó esa observación.
«Sí, es así, es algo que estamos viendo desde hace unos meses y nos preocupa. El otro día en unas viviendas que allanamos, encontramos 8 chicos en esa situación, vinieron a Rufino solos, no están escolarizados. Había una chica de 14 años, otros chicos 15, 16, 18 años...», explicó el fiscal. Y agregó que informará de esta situación a otros organismos del estado.
«Voy a enviar informes a Desarrollo Social de la municipalidad y a la justicia de menores, porque es algo que llama mucho la atención. No sé cual será la explicación de esto, pero algo está pasando en las grandes ciudades para que estos chicos vengan hasta acá... Yo veo que están una situación de riesgo...», subrayó el fiscal.
Algunas fuentes consultadas para este informe, señalaron que otras localidades de la zona se puede observar un fenómeno similar. Es decir chicos que desde las ciudades más grandes, son enviados por sus padres a casas de familiares en poblaciones más pequeñas. Y la causa es, en la mayoría de los casos, la situación económica que sufren las periferias de esas ciudades.
Hay jóvenes mayores de edad, de 20 a 24 años, que llegan buscando trabajo, porque ya no encuentran changas en Rosario, Mendoza o Córdoba. Y piensan que en las localidades más pequeñas del interior es más fácil encontrar algún empleo.
«La problemática, no debe abordarse criminalizando a cualquier pibe que llega solo y desamparado, ponerlo en la categoría del sospechoso..., pero es necesario analizar esta realidad y darles la contención apropiada...», observó una de las fuentes consultadas.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar