¿Se acuerdan del molino?

Sociedad 30/10/2019 Por
Fue gestionado por una cooperativa dando trabajo a 20 operarios, está abandonado desde hace 2 años.
AAMOLINO

El «molino del INTI», fue instalado durante la segunda gestión del intendente Héctor Salvo, cuando Italia donó las maquinarias al Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) argentino; y ese ente firmó un convenio con la municipalidad de Rufino, que compró el predio y construyó el galpón junto al cruce de las rutas 33 y 7. El objetivo del INTI era montar allí una Escuela de Molinería, pero esto nunca se concretó. Recién al principio del presente siglo, durante la primera intendencia de Gustavo Dehesa, el molino se puso en marcha con operarios que quedaron sin trabajo luego del cierre del molino Cargill. Esto se concretó a partir de la iniciativa del entonces intendente, para conformar una cooperativa de trabajo. El molino funcionó durante varios años, dando trabajo a una veintena de rufinenses.

En 2017 la cooperativa de trabajo enfrentó dificultades económicas y administrativas, sufrió una clausura y cesó sus actividades. Pero rápidamente se comenzó con la conformación de una nueva cooperativa, «La Industrial de Rufino». De esas tramitaciones participó ya la actual administración de Natalio Lattanzi, quien en febrero de 2018 anunció que la nueva cooperativa ya contaba con su matrícula y el molino harinero estaba listo para volver a ponerse en marcha. Pero esto nunca sucedió y tanto inmueble como maquinarias, que pertenecen a la comunidad de Rufino, están hoy abandonados (foto).

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar