¿Qué pasa en el Samco?

Sociedad 25/04/2020 Por La Tribuna del Sur
Quién y cómo se banca la terapia intensiva, «compramos una Ferrari para que la usen todos», pero hay que cambiar los neumáticos, cargarle combustible y pagar a los pilotos...
TERAPIA.1.JUEV8AB

La administración socialista de la provincia que estuvo en el gobierno hasta diciembre pasado, tuvo una estrategia sanitaria de centralización. Así se planificó un Hospital Regional en Venado mientras el Hospital de Rufino, quedó convertido en poco más que un centro de atención primaria. La pandemia de coronavirus llegó en ese momento, y la urgencia ante la posible catástrofe hizo que un grupo de empresarios locales aportara alrededor de 9 millones de pesos para equipar al Samco. Como consecuencia de esto, ahora el Hospital de Rufino tiene dos salas de terapia intensiva con cuatro camas (foto), cada una con su respirador; un equipo generador de oxígeno, desfibrilador cardíaco, medidor de gases en sangre, equipo portátil para electrocardiogramas. Para atender la terapia fueron designados médicos terapistas y enfermeras de las clínicas Santa Fe y Modelo. En el Hospital se alistó un ala especial con 24 camas en 12 salas generales, todas asistidas con oxígeno.
Lo anterior está preparado para funcionar dentro de un esquema operativo en el que el Samco, recibe solamente pacientes con afecciones respiratorias, en tanto las clínicas Santa Fe y Modelo atienden (ya lo están haciendo) a los pacientes con otras afecciones que normalmente van al Hospital. 
¿Cómo se sostiene económicamente esa estructura sanitaria? Ese interrogante es el que provocó la reunión que ayer por la trde se realizó en el Hospital de Rufino, el mensaje del intendente Natalio Lattanzi por la noche, y la suspensión de la reunión que el propio intendente había convocado para esta tarde, invitando a las instituciones de la ciudad.
A veces, las metáforas ayudan a simplificar una cuestión compleja. «Compramos una Ferrrari para que la usen todos», graficó un allegado al grupo de empresarios que puso la plata para equipar al Samco. El problema es que ahora, llegó el momento de pensar que a la Ferrari habrá que cambiarle los neumáticos en la vuelta 22 para que siga en carrera, hay que ponerle combustible, y hay que pagarle a los que la manejan. Traduciendo, la terapia y las 24 camas requerirán medicamentos, elementos de bioseguridad (lo que hay alcanza para un mes), hay que pagar a los terapistas, debe cubrirse la atención de los pacientes hospitalarios en la clínicas privadas...
La municipalidad de Rufino ha venido cubriendo esos gastos, y posiblemente en los últimos días y revisando los números, en el Palacio de calle Italia haya cundido el pánico al hacer una proyección de los números. Paralelamente, las clínicas privadas y los profesionales, posiblemente hayan pedido una respuesta a la pregunta del principio. ¿Quién va a pagar?.
Obviamente, esa respuesta deberá llegar de la capital santafesina. Las últimas informaciones señalan que a través de un convenio, y luego de una evaluación y previsión de costos medulosa, habrá un acuerdo entre municipio, Hospital y provincia, para afrontar los gastos de la pandemia en Rufino. Que se haya suspendido la reunión prevista para esta tarde, es un indicio de que ese acuerdo está cerca. El ex intendente de Venado Tuerto y actual secretario de Integración y Fortalecimiento Institucional (Municipios y Comunas) de la provincia, es quien más esfuerzos está haciendo para que ese convenio vea la luz la semana próxima, ... y se garantice que «la Ferrari» esté en marcha cuando haya que salir a la pista.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar