El futuro de la terapia en el Hospital

Sociedad 12/05/2020 Por La Tribuna del Sur
¿Qué pasará cuando termine la pandemia? Oportunidad inmejorable para fortalecer la salud pública en Rufino.
AAHOSP

La terapia intensiva que se montó en el Hospital Samco de Rufino, a partir de la inversión de 9 millones de pesos de aportantes privados, está hoy entre paréntesis. La sala de terapia está instalada en un Hospital provincial, y obviamente no puede funcionar sin estar habilitada por Salud de Santa Fe; y posiblemente no pueda hacerlo sin un médico terapista designado por la provincia y sin los fondos necesarios para sostener su funcionamiento. ¿Qué pasa entonces si mañana en Rufino hay un caso de Covid 19 que necesita terapia? Si eso sucede, el paciente será trasladado a la terapia del Hospital Gutiérrez en Venado Tuerto.“¿Y si en vez de un caso, en Rufino hay un brote serio de coronavirus? En esa hipotética situación, estiman en el municipio y en el Hospital (casi seguramente con un compromiso verbal de Santa Fe), Salud de la provincia dispararía todas las resoluciones burocráticas juntas. Es decir habilita la terapia, nombra un médico terapista y eleva el nivel del Samco rufinense, para que reciba fondos acordes con el mayor grado de complejidad que implica contar con terapia intensiva. Y a la vez provincia y municipio firman el convenio. que permita enviar nuevamente los pacientes hospitalarios a las clínicas, haciéndose cargo la provincia de los pagos a los privados que hasta hoy asumió el municipio.

Hasta acá todo bien, si lo señalado más arriba se concreta, todas las eventualidades parecen contempladas. Pero queda una posibilidad a analizar, quizás la más cercana a la realidad tal como vienen sucediendo las cosas. Esta es, que en Rufino solo se produzcan algunos casos aislados de Covid 19, y pocos de ellos requieran cuidados intensivos; que no haya un brote y que alcance la terapia de Venado Tuerto para atenderlos. Que la pandemia transcurra de esa manera, y que pasado el invierno y la amenaza del virus, volvamos a hacernos la misma pregunta: ¿Qué pasa con la terapia (no utilizada, sería entonces) instalada en el Samco? Allí empezaría otra batalla, de la que no estará exento ningún componente de la clase dirigente de Rufino.“Si la pandemia transcurre sin sorpresas, si no hace falta utilizar lo instalado en el Hospital, ¿vamos a dejar que se desmonte y el Samco quede sin terapia? Obviamente la respuesta es no, porque perderíamos la oportunidad de dar un salto cualitativo en la salud pública rufinense. El desafío, en ese escenario posible, será lograr que el Hospital de Rufino sea elevado al Nivel 1. Eso implicaría mantener la terapia, con personal especializado designado por la provincia y con la partida presupuestaria para sostenerla. Si eso se consigue, la pandemia habrá servido para que la estructura sanitaria pública de Rufino, alcance el grado de   eficiencia que creemos merecen los pacientes hospitalarios. Y eso sería el mejor de los resultados, para todo el esfuerzo que se puso en montar la terapia en el Samco. 

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar