Panorama gremial santafesino

Perotti en su laberinto, la relación del gobierno provincial con el movimiento obrero organizado.
ZZVV

La situación del movimiento obrero con el Gobernador Omar Perotti y  muchos de sus funcionarios, no está pasando el mejor momento.
Por estas horas SADOP –más allá del tema en sí mismo (alumnos repitentes/pandemia) – plantea una cuestión de fondo que parece reiterarse con los gremios estatales: la toma de decisiones del gobierno provincial sin consultar a los sindicatos específicos. Y este reclamo es uno, de una serie de señalizaciones que vienen haciéndose en los últimos meses desde ese ámbito.
El viernes 15 se realizó una teleconferencia entre representantes de las regionales de CGT Reconquista (Ramón Acosta), San Lorenzo (Jesús Monzón) y Santa Fe (Claudio Ghirardi) y la CTA (José Testoni y Edgardo Carmona) con los legisladores provinciales del Partido Justicialista.
La lectura del comunicado de la Central de Trabajadores Argentinos al respecto pone en evidencia la estructura de los reclamos (creación del Consejo Económico y Social, derechos humanos, ART, Comités de Crisis, control de precios, etc.) pero también un dato político al interior de dichas organizaciones: matiz más o menos, todos los dirigentes que participaron tienen lecturas similares sobre la realidad que los circunda.
La información de otras fuentes consultadas da cuenta –además- que el cuadro de la coyuntura planteado por ellos, con respecto a muchas medidas del gobierno provincial,  fue crítico. La legisladora Matilde Bruera en entrevistas radiales reflejó esta preocupación y comentó en su momento: «… las observaciones no las está haciendo la oposición, ni surgen del socialismo, son nuestros propios compañeros a nivel sindical que lo están diciendo…»
Es la misma Diputada Provincial que se le plantó al Ministro de Trabajo Roberto Sukerman -durante la venida de su par nacional Claudio Moroni –para manifestar su desacuerdo con el apoyo a la adhesión a la Ley de ART. El diario El Litoral puso en título el 12 de marzo pasado: «Moroni y Perotti piden la adhesión a la ley de ART».
Allí, pero mucho antes también, el titular del SADOP Rosario, Martín Lucero dejó sentada su posición en total coherencia con lo que venía declarando en distintos medios. Cuando en el mes de Abril el Ministro Walter Agosto instaló la incertidumbre sobre el pago de los salarios, el dirigente de los docentes particulares había señalado: «Es un error muy grave poner en duda el pago de los sueldos. Por la paralización de la actividad económica, ahora hay familias donde el único ingreso es el salario docente…»,  pero en la misma declaración afirmó que lo del titular de la cartera económica era: «…un discurso conservador típico del modelo económico de los años 90 en Argentina…»AAGREMIOS_1



 

Algo que iba en consonancia con una afirmación formulada meses antes por el Ministro de Trabajo de la Provincia que expresó, palabra más o palabra menos: «… los sueldos altos alimentan la inflación..:» 
En ese evento el Movimiento Obrero Santafesino consensuó un único punto: el pedido formal de que los gremios tengan participación concreta en los Comités de Crisis Provinciales y Departamentales. El MOS observa con preocupación cómo distintas esferas del gobierno provincial adoptan medidas en este nivel, que involucran directamente a los propios trabajadores y trabajadoras, sin que sus organizaciones representativas sean consultadas. Advierten específicamente que no comparten este criterio adoptado por el propio Gobernador. 
La red social Facebook mostró las primeras fotos de los plenarios virtuales que por Regional, viene desarrollando, la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales a lo largo de la Provincia de Santa Fe, con una alta participación de sus dirigentes territoriales.
El titular de FESTRAM, Claudio Leoni, en reportaje a la Agencia DERF dijo el 18 de mayo: «… 18 municipios y 45 comunas no pagaron los sueldos…»
A principios de Abril el Gobierno Nacional destinó 120.000 millones de pesos para reforzar el accionar de las administraciones provinciales en el marco de las medidas generales para enfrentar la pandemia de Covid-19 y sus consecuencias. Los gremios saben que a Santa Fe re corresponden 10 mil millones y ya recibió 3000.
El gobierno provincial no da información precisa sobre dichos recursos, a que partidas o rubros están imputados y las características del gasto. Esto es de vital importancia porque por ejemplo  los gremios estatales tienen la certeza de que el grueso de los insumos, aparatología y elementos para la pandemia fue sacado de esa remesa. Esto por sí no sería grave, si no fuera porque no se estarían disponiendo partidas del Estado santafesino  para paliar, sostener o mejorar los gruesos déficits que en términos de logística en salud dejó la administración socialista. Es decir, sobre llovido, mojado.
Los recursos de Nación se deben utilizar para atender todo el sistema sanitario preventivo del Covid 19 y para el pago de horas extras de los involucrados en las tareas esenciales dispuestas por los Decretos Nacionales y Provinciales. Es decir médicos/as, enfermeras/as, personal de salud en general y municipales, más alguna situación particular que involucre a otros gremios.
Esa masa de dinero que bajó y deberá completarse desde Nación no debe utilizarse para el pago de salarios. Solamente para el Bono de $ 3.000 y las horas extras antes mencionadas.
Pero están sucediendo acontecimientos que demuestran los criterios de manejo que por acción u omisión la gestión provincial ejecuta. 
El gremio de ATE (parte de prensa del gremio firmado por Marcelo Delfor) tuvo que ponerse al frente de un gigantesco trabajo en muchos efectores de salud, después que sin mediar comunicación alguna a centenares de trabajadoras y trabajadores de la salud se les comenzase a descontar proporcionalidades sobre esos 3000 pesos ya abonados, en función de horas trabajadas y que se sucedieran situaciones donde en un mismo ámbito de labor algunas/os sufrieran descuentos y otro no, o en menor proporción. Una desprolijidad enorme, fruto de poner en práctica nuevamente el criterio de gestión de políticas de hechos consumados y de nula intervención de los sindicatos, aún en puntos donde con algún grado de apertura, se podrían haber evitado enojos o malos entendidos.
En el ámbito municipal la cuestión adquiere ribetes increíbles. Intendentes y Presidentes Comunales que masivamente, recortan horas, bajan sueldos, amenazan y exigen que trabajadores mayores de sesenta años concurran a sus labores, no compran los elementos para enfrentar no sólo la Pandemia sino  la Epidemia de Dengue. A ello se le suma el despido de trabajadores informales, o el apriete para que ellos sin cobertura de salud y sin equipos se encargaran de limpieza y fumigación entre otras tareas. Una total falta de solidaridad es lo que advierten en la Federación de Municipales mientras desde la Casa Gris miran para otro lado.
Rufino, Las Rosas, Villa Constitución, Gálvez, San Carlos Centro, Esperanza, Avellaneda,   son algunos ejemplos de ciudades donde concretamente se verificaron estas situaciones y en Comunas de Departamentos del sur provincial, La Capital, o en San Cristóbal donde, curiosamente, un grupo de intendentes y jefes comunales no quieren  pagar determinados aportes sindicales.
Lo grave de todas estas medidas es que son absolutamente ilegales, y  fuera de toda legislación y sin embargo el Ministerio de Trabajo conducido por un hombre impulsado allí por Agustín Rossi, deja que las situaciones estallen, que se maltrate a los trabajadores y se viva de reclamo en reclamo. Si en la paritaria anunciada no se aclaran estas irregularidades, el conflicto está al alcance de la mano.
Además, la falta de unificación de criterios en la cartera laboral, desliza una situación interna entre el Ministro y el Secretario de Estado, este último quejoso de que Sukerman sólo recorre los medios periodísticos, pero está ausente de los problemas territoriales.
Mientras tanto Perotti cada vez que puede repite que está de acuerdo con la autonomía municipal, que en los hechos –entre otras cosas- significa que cada Intendente negocie salarios con el sindicato de la localidad: dinamita la paritaria y deja a los sindicatos más chicos (abrumadora mayoría) totalmente inertes. El único jefe local que salió a hablar de esto en la misma dirección que el primer mandatario provincial,  fue el de Rafaela, Luis Castellano (que dicho sea de paso anunció que pagará los sueldos desdoblados). Nada es casual.
Por otro lado en el ámbito docente estatal también hay crujidos. La titular de AMSAFE Sonia Alesso hace ya varias semanas que viene advirtiendo la cruda realidad de las docentes reemplazantes, quienes solicitaron asistencia del ANSES pero al estar registradas en los padrones provinciales se les rechazó el poder ser beneficiarias de los programas de los organismos estatales. 
Esto, en un determinado momento, mereció la atención de funcionarios nacionales que además fueron receptores de numerosas quejas porque el Banco Provincia de Santa Fe se negaba a ejecutar diferentes  tipos de operaciones (pago de becas, subsidios, programas, ejecuciones judiciales, etc.)  aduciendo que no tenía la orden por escrito del Banco Central.
Distintos dirigentes gremiales se contactaron con sus pares en Buenos Aires, para intentar generar canales de diálogo. La respuesta reiterada que bajó fue en estos términos: «¿qué hace el Ministerio de Economía de la Provincia de Santa Fe que no toma carta en estos asuntos…?» 
Sin embargo no es la única vía esta, por donde el tema gremial santafesino y las políticas del Gobernador al respecto, han llegado a Buenos Aires. 
No hay que olvidarse que la Diputada Nacional Patricia Mounier es de extracción sindical (SADOP), que la Senadora Nacional María de los Ángeles Sacnun tiene una relación muy fluida con varios referentes territoriales de la CGT y que FESTRAM integra la Mesa Nacional de la Corriente Federal de Trabajadores, donde entre otros gremios lo componen el Cuero, Bancarios y Judiciales; en el primero y tercero de los casos sus responsables nacionales (Correa-Siley) integran el bloque de legisladores nacionales del movimiento obrero, donde también participa la bancaria bonaerense Claudia Ormaechea. Obviamente que ese ámbito legislativo lo integra Hugo Yasky, Secretario General de la CTA.GREMIOS_2

Además de esto, el pasado viernes en horas de la mañana se realizó una videoconferencia de Regionales de la CGT del interior del país, convocada por la CGT de Bell Ville (Córdoba) y allí también las referencias santafesinas avanzaron sobre el diagnóstico de varias de las consideraciones aquí abordadas.
El IAPOS constituye una variable en sí misma. Las apetencias de la salud privada y sus gerenciadoras por tener el control o el manejo de determinados aspectos del funcionamiento de la obra social estatal dan vuelta por los medios de comunicación, redes y espacios políticos, aún antes de asumir Omar Perotti. Se habla de recortes, reducciones de prestaciones, etc. Datos absolutamente sensibles a la dirigencia sindical de toda la Provincia, con impacto directo en la vida de decenas de miles de personas.
Otro de los elementos que deberán reposicionarse en el tablero es la constitución de los Comités de Salud, Seguridad e Higiene en el Trabajo, reclamo que entre otros gremios, FESTRAM ha venido planteando fuertemente. El Dengue y el Coronavirus han dejado al descubierto las carencias en este sentido y que los mismos deben formarse de manera urgente y permanente.
Capítulo aparte pero no menos revelador de las contradicciones y dobles discursos que se manifiestan por estas horas es el que se explicitó luego del decreto 351/2020, donde el Presidente les concedió a todos los intendentes del país «la fiscalización y el control» de los precios, en el marco de la resolución 100/20 de la Secretaría de Comercio Interior.  ¿Qué  jefe de un Ejecutivo local está dispuesto a poner condiciones a los super e hipermercados que son, a su vez, grandes contribuyentes municipales?
 La Secretaria General de CTERA, Sonia Alesso, declaró en el diario Rosario 12 el 7 de Mayo: «…No se puede cancelar la paritaria porque haya pandemia…», en un marco donde las redes sociales muestran a las organizaciones de base de AMSAFE con un fuerte pedido en ese sentido.
El gobierno provincial debe habilitar las paritarias lo más urgente posible, entendiendo que en este contexto social, económico y en salud, debe discutirse claramente lo salarial, pero que hay, también,  un conjunto de temas –que varían según cada sector- que no pueden soslayarse más. La data de los mismos, se puede encontrar directa o indirectamente en este escrito.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar