Quiniela en caída

En Rufino las apuestas son un 40 por ciento menos que antes de la cuarentena; nunca había sucedido en tiempos de crisis.
QUINI

El coronavirus ha traído consigo fenómenos sociales nunca antes verificados. Uno de ellos, es la caída abrupta en la recaudación de las agencias de loterías y quinielas. Un clásico en el mundo de las apuestas, era que en épocas de crisis económicas aumentaba la cantidad de personas que jugaban al Quini 6, quiniela y otros; obviamente para tratar de «salvarse con un numerito». Por eso un par de semanas atrás, cuando volvieron a abrir sus puertas las agencias de juego, muchos esperaban una masiva asistencia de apostadores después de dos meses sin jugar. Pero eso no sucedió. Al contrario, los agencieros rufinenses consultados para este informe, señalaron que desde la reapertura, la recaudación cayó un 40 por ciento en relación a los meses previos al confinamiento.

Una de las explicaciones posibles a este fenómeno es, por supuesto, que no hay plata circulando. Pero eso también sucedió durante crisis anteriores y las apuestas subían en cantidad. Entonces, las causas deben buscarse en los fenómenos particulares de la cuarentena.
Una de esas causas, opinó uno de los consultados, radica en que un gran porcentaje de los clientes de las agencias de juego son mayores de 60 años. Esa franja de edad es la que más se cuida de los posibles contagios y, por lo tanto, sale mucho menos.
Pero hay otra causa que es quizás, la de mayor incidencia en la caída de las apuestas. «Muchos clientes que jugaban fuerte y casi todos los días, me han dicho ´durante la cuarentena me di cuenta que podía vivir sin jugar´, y ya no vienen más», relató una agenciera rufinense. Y agregó que el fenómeno no se da solamente en nuestra ciudad. «Es generalizado, está pasando en todas las agencias de la provincia con las que tenemos contacto», afirmó. 

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar