CONTRATAPA: Circo

Contratapas 09 de febrero de 2017 Por
Contratapa Edición sábado 4 de febrero de 2017
hqdefault

No, no insistan, hoy no voy al sicólogo. Tengo que apagar la compu por consejo de Aranguren y no hago tiempo para enviarle un correo pidiendo el turno. Apenas voy a llegar a escribir la contratapa, se me terminan las cuatro horas. Que cosa este tipo, el ministro de Energía y accionista de Shell, digo. Si uno se lo toma en serio, claro. Juguemos a eso, aprovechando que varios enviaron correos acordándose de la madre del ministro, pobre mujer que culpa tiene.
En el fondo el planteo del tipo tiene un costado filosófico, hagamos como los menonitas y no usemos electricidad. Volvamos a la naturaleza. Aranguren y el Mauri curten esa onda, la simplicidad ante todo. Aunque me parece que con esto de poner horarios para el uso del tele, la compu, la plancha, la heladera y el esplit, se fueron al carajo.
A lo mejor el tipo está en un nivel espiritual tan elevado, que no llegamos a entenderlo. O capaz es una especie de romano de la época del imperio. Y por momentos asume la encendida defensa del “Pan y Circo”.


Los lectores que envían correos puteándolo al Aranguren este, no alcanzan a entenderlo. ¿Qué más necesita un ser humano para ser feliz? Al pan y al circo agregale un poco de buen sexo, un vino tinto más o menos aceptable, y ya está.
Arangu, pasame un trago de tinto por favor, que me atraganto con la miga mientras miro al equilibrista (che Arangu. que parecido al Mauri es el equilibrista).
Y bueno, a no quejarse, así son las cosas en el circo. Porque además este es un circo moderno, al pancho y la coca te los cobran a precios internacionales. Los romanos regalaban el pan, pero eso era populismo.


Bueno, todas esas cosas se pueden pensar si uno se toma en serio a estos muchachos. Y yo no es que los defienda, pero me parece que todo esto es una broma para Marcelo Tinelli. No puede ser verdad todo esto. El presidente diciendo que la plata que le llegó al jefe de los espías desde Brasil es por la venta de un departamento, y después el jefe de los espías diciendo que no, que vendió unos cuadros. Los pibes de “La Martínez de Hoz” ocupando más puestos que los de “La Cámpora”, y cobrando sueldos más altos. La guita del Anses manoteada de noche para mandársela a un jeque árabe, y encima los descubren. Las cuentas en Panamá, las compras de gas a la empresa del ministro, el piedra libre a los formadores de precios (algunos ya lo extrañan a Moreno)... Al ministro de economía y al presidente del Banco Nación los echaron porque tuvieron éxito, no hubo plan para desaparecer gente durante la dictadura. En YPF, Aerolíneas y Anses empezaron la estrategia del reviente para volver a privatizarlos... No, no puede ser cierto, es todo una broma, viste. Lo que pasa es que en el circo terminó el número del malabarista, y ahora les toca a los que hacen reír.


Escuchá lo que dicen, subió la nafta, sube la luz, sube el agua, subirá el gas, la comida es más cara pero..., la inflación está bajando!!! (risas y aplausos en el público).
Así son las cosas en el circo, a no quejarse. Podríamos extendernos sobre el asunto y profundizar sobre la filosofía y el agudo sentido del humor de nuestros gobernantes. Pero no se puede, ya hace tres horas y cincuenta y nueve minutos que tengo encendida la compu.


Aprovecho los últimos segundos para una pequeña reflexión atemorizante. El circo es atractivo y nos mantiene fuera de la realidad, nos mete en un mundo de fantasía entretenido y subyugante. Pero este circo no debe ser tan moderno como pensaba, viene con bestias feroces. Porque allá afuera, se escucha el rugido de los leones.
Y ahora apago la compu, cuatro horas justas, Arangu. El espectáculo debe continuar.

H.B.
[email protected]

Te puede interesar

Te puede interesar