La crisis acá nomás

Sociedad 02/09/2018 Por
Aumentaron los combustibles, comercios no reciben mercadería y muchos prefieren no vender, nadie acepta cheques a fecha... y se vienen las retenciones.
NAFTAS.

La microeconomía rufinense está sintiendo con fuerza la disparada del dólar y las tasas de interés, el comercio local es un lamento unánime y hay negocios donde confiesan que en estos días «antes de remarcar una locura preferimos no vender...». Nadie sabe cuanto tendrán que pagar, a la hora de reponer mercadería vendida. En el sector de la alimentación, algunos proveedores suspendieron las entregas el jueves y, según lo que pase mañana lunes, podrían reanudarlas a partir del martes..., o no. Las compras de mercadería con pago a 30 y 60 días, quedaron en el olvido. La carne aumentó 5 por ciento en 3 días. Los combustibles aumentaron ayer sábado. Naftas y gasoil, durante julio y agosto, aumentaron un 15 por ciento. Si como dicen algunos «acá todos vivimos del campo», las próximas horas serán claves para la economía local.

Todos los medios porteños aseguran que mañana lunes, el gobierno nacional anunciará el retorno a las retenciones a maíz y trigo, y la suspensión de la baja programada en retenciones a la soja. Como en el resto del país, la economía rufinense está parada, y con el corazón en la boca. En este contexto, aparece cada vez más lejana la posibilidad del inicio de obra en la autopista 33 de Rufino a San Eduardo, lo que hubiera significado una fuente de trabajo nada despreciable en estas circunstancias. En este aspecto, una lucecita de esperanza se enciende con la instalación del obrador por parte de la empresa que construirá «ruta segura» en la 33, entre Rufino y Gral. Villegas. Cabe esperar que esa obra, no caiga en la vorágine de la «reducción del déficit», que amenaza con devorarse todo.

Te puede interesar