«Espantoso...», se viene la noche

Diagnóstico de la economía rufinense, sigue cayendo el consumo y no se salva nadie.
AANOCHE

El título de esta nota («Espantoso»), fue la respuesta inmediata de uno de los consultados para este informe, cuando le pedimos un diagnóstico de la economía local. Las fuentes consultadas alertaron sobre una posible crisis en la cadena de pagos, y todos coincidieron en que se ha incrementado en los últimos meses la cantidad de cheques «rebotados» por falta de fondos. Uno de los rubros donde más se nota la crisis es el de las carnicerías, donde varios señalaron que hoy, se vende (en kilos) un 50 por ciento menos de carne que un año atrás. Ese índice de caída del consumo, aunque no tan pronunciado (22 por ciento menos en naftas, por ejemplo), es compartido en general por la mayoría del comercio rufinense. Una señal inequívoca, es el generalizado pedido de baja de medidores de la red de gas, en comercios, talleres y oficinas. Esto en una ciudad que fue pionera en la instalación de gas por redes, y hoy no puede usarla por el abusivo costo del servicio.

Otro sector que siente con dureza la crisis, es el de los transportistas, unos de los rubros más dinámicos de la economía local (hay alrededor de 400 camiones).La suba de los combustibles, peajes, repuestos, etc. sumada al incremento de cargas por tren, está poniendo en situación límite a los propietarios de uno o dos camiones.
En el aspecto financiero, según señaló un conocedor del mercado local, «hubo un amague de retiro de depósitos a plazo fijo para comprar dólares, porque bajaron las tasas», ese movimiento se desactivó en estos días, cuando el Banco Central volvió a subir la tasa por encima del 60 por ciento. Con excepción de los bancos y prestamistas, no hay sector de la economía rufinense que no exprese preocupación. Muchas expectativas están puestas en la inminente cosecha de soja, pero el clima económico generado por el macrismo puede provocar un efecto de «planchado» hasta en el sector agropecuario. «Salvo casos puntuales de productores con problemas financieros, la gran mayoría se va a ´sentar´ sobre la cosecha y la va a guardar en silos bolsa, nadie vende con el dólar a 42 cuando piensa que en poco tiempo va a estar mucho más arriba», explicó una de nuestras fuentes.

Te puede interesar