Otra vez sopa

Buenos Aires pide clausurar el canal aliviador en La Picasa.
ACANAL

Municipios de la provincia de Buenos Aires encabezados por la municipalidad de Junín, pidieron que se inhabilite el canal aliviador que extrae agua por gravedad de La Picasa hacia la cuenca del Salado, que fue inaugurado hace 10 días. Representantes de los municipios bonaerenses y la dirección de Hidráulica de Buenos Aires, se reunieron con Recursos Hídricos de la nación y pidieron que se clausure la salida de agua del canal aliviador de La Picasa «hasta que se evalúe su impacto ambiental», para lo que se decidió solicitar un informe técnico a Santa Fe. Recursos Hídricos de la nación, convocó a una reunión a los gobiernos de Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires para abordar el tema, esa reunión será el próximo 30 de abril.
Si en esa reunión interprovincial no se llega a un acuerdo sobre el canal aliviador, los bonaerenses adelantaron que recurrirán a la Corte Suprema de la nación. Para el secretario de Obras Públicas de la municipalidad de Junín, Marcelo Balestrasse, el tema «es de gravedad institucional». El funcionario agregó que, «la idea es ponerle un freno administrativo y jurídico a esta decisión unilateral (de Santa Fe)».

El conflicto planteado por la apertura del canal aliviador, es el mismo de siempre. Para Buenos Aires La Picasa es una «cuenca endorreica», o sea sin salida natural del agua. Y por lo tanto para la provincia de Buenos Aires, toda derivación de aguas hacia la Cuenca del Río Salado es «una alteración del curso natural de las aguas». En cambio para Santa Fe, la Cuenca de La Picasa tiene un «curso natural de sus excedentes hídricos» hacia la Cuenca del Salado. Hasta ahora, en los hechos ha primado la postura bonaerense; ya que si bien se han abierto vías de derivación de excedentes (Alternativas Sur y Norte por bombeo), estas nunca funcionaron a pleno ni extrajeron el caudal suficiente par evitar inundaciones. La apertura del canal por gravedad hace 10 días pareció cambiar esa tendencia, pero ahora enfrenta la oposición férrea de Buenos Aires, que puede llevar el conflicto hasta la Corte Suprema.