Ni Una Menos en Rufino, sin pañuelos

La madre de Chiara pidió que todos los sectores de la sociedad se comprometan contra la violencia de género.

Ayer en plaza Sarmiento de Rufino y partir de las 19:30, se llevó a cabo el acto y movilización convocado por Verónica Camargo, madre de Chiara Páez y activista de Ni Una Menos. Ante poco más de medio centenar de personas, abrió la lista de oradoras la concejal María Ana Menghini, quien hizo eje en la necesidad de «identificar a los violentos», y destacó la lucha por los derechos de las mujeres que, subrayó, «en el ámbito laboral no solo tienen que barrer las calles». «No queremos ni más, ni menos, queremos un trato igualitario», dijo la concejal y candidata a intendente del Frente Progresista. La siguió ante el micrófono Daniela Robles, candidata a concejal del justicialismo, quien se comprometió a luchar por los derechos de la mujeres y contra la violencia de género en caso de llegar a una banca. Y destacó además que la lucha contra la violencia de género debe extenderse a todos los estamentos de la sociedad.
También se dirigió a los presentes el fiscal Mauricio Clavero, quien recordó el impacto que produjo en al sociedad rufinense el femicidio de Chiara Páez. Y subrayó que a partir de ese hecho se creó en el ámbito de la fiscalía local la Oficina de Atención a la Víctima, que cuenta con cuatro abogadas y una psicóloga que tabajan prácticamente ad honorem.

Verónica Camargo, leyó un manifiesto expresando la necesidad de comprometer a todos los sectores de la sociedad en la lucha contra la violencia de género. El mencionado documento fue firmado por los candidatos presentes, entre ellos Maria Ana Mengbini, Walter Santo, Gustavo Dehesa, Daniela Robles, Norberto González, y Arturo Patimo en representación del municipio. La madre de Chiara, recordó también que el asesino de su hija aún no tiene condena firme. Manuel Mansilla fue sentenciado a 21 años y 6 meses de prisión, condena que fue apelada inicialmente ante la cámara Penal de Rosario que la confirmó; y luego fue apelada en segunda instancia ante la Corte provincial, que debe decidir si confirma o modifica la sentencia. Verónica Camargo expresó su deseo de una pronta confirmación de la condena para que se haga justicia. Ayer lunes, en muchas ciudades del país se realizaron movilización de Ni Una Menos, en las que pudieron verse los clásicos pañuelos verdes y celestes, que expresan posturas favorables o contrarias a la ley de interrupción legal del embarazo. En Rufino no se vieron pañuelos de ningún color, quizás para evitar el cruce de opiniones y poner en primer plano la lucha contra la violencia de género. Verónica Camargo, la madre de Chiara, milita en las filas de los «celestes», es decir quienes se oponen a la ley de aborto legal y seguro.



Marcha-ni-una-menos-19-10-16-810x552Cómo bajar la app para defenderse en casos de violencia de género

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar