De San Gregorio a Las Flores

Doña Elba, la mujer que llegó a Rosario desde San Gregorio y se convirtió en el alma de un Centro de Jubilados.
ASANGREGOR

En barrio Las Flores de Rosario vive Elba Caballero (foto), quien a sus 82 años conduce el Centro de Jubilados «Flor de Ceibo», uno de los más activos e importantes del sur rosarino. El portal Redacción Rosario entrevistó a esta vieja luchadora, madre de tres hijas propias y otros tantos «del corazón» como ella los llama. Y al leer la nota nos sorprendemos al saber que doña Elba, es oriunda de San Gregorio. Elba le contó a Redacción Rosario que tuvo una infancia feliz en el campo, que su padre era ferroviario y que en más de una oportunidad tuvo el honor de conducir el tren en el que Eva Perón recorría el país y llevaba a los lugares más olvidados los regalos de reyes.

Cuando su papá enfermó, ella y su familia dejaron San Gregorio y se radicaron en Rosario. Elba crió sola a sus tres hijas y también crió otros ajenos, chicos y chicas que llegaron al Flor de Ceibo buscando contención. Hoy esos jóvenes la ayuda activamente en las tareas diarias del centro; tareas que empiezan temprano en la mañana, atendiendo reclamos, solucionando pequeños encargues de los cientos de «viejos» como le gusta llamarlos a Elba, a esos ancianos y ancianas que llegan a «Flor de Ceibo» para buscar comida, asistencia médica o simplemente una compañía. «Me motiva la gente humilde, yo fui pobre y una sabe lo que es. Cuando la pasaste de chico no te la olvidas jamás, esas cosas duelen y por eso lo hago porque lo siento y me duele mucho la pobreza», le dice Elba a Redacción Rosario.Y cuenta que los que más la conmueve, «es que me vengan a decir que no tienen para comer, y en invierno saber que estoy en mi casa con la frazada que quiero y hay abuelos que no lo tienen..., tendría que haber un gobierno que vea las necesidades de cada viejo», dice la mujer que llegó de San Gregorio y con el tiempo se convirtió en el corazón del «Flor de Ceibo».

Te puede interesar