Rosario: Los abuelos que fueron abandonados ya tienen nuevo hogar

Hilda y Hugo fueron recibidos ayer en el Hogar Español y pusieron fin a la incertidumbre.
0027045730

Finalmente, Hilda y Hugo, los abuelos que fueron abandonados por uno de sus hijos en un bar de 27 de Febrero y Corrientes, fueron recibidos ayer en el Hogar Español, ubicado en Uriburu 3875. De esta manera, los abuelos tienen dónde quedarse tras semanas de incertidumbre respecto a su situación.

Hilda y Hugo, de 86 y 92 años, fueron abandonados el 5 de junio en un bar de 27 de Febrero y Corrientes. El hijo con quien vivían los llevó allí y no volvió a buscarlos.

 
La noticia se difundió a través de los medios locales y también los nacionales se hicieron eco. La respuesta de los lectores no tardó en llegar. Esos días los mensajes inundaron las redes.

La publicación de la noticia de que la pareja de ancianos había sido abandonada en un bar de la ciudad provocó reacciones solidarias en todo el país.

Incluso, muchos desde varios puntos de Argentina se contactaron con LaCapital para ofrecer un lugar, comida, ropa y lo que necesiten.

La semana pasada volvieron a ser noticia ya que los visitó el cordobés Juan Pablo Rodríguez, presidente de la fundación Un Tatuaje por una Sonrisa. Conmovido por la noticia, se había ofrecido a llevarlos a su ciudad antes de saber que tenían un hijo en Rosario que les daría alojamiento transitorio. A través de las redes sociales reclamó a las autoridades provinciales y municipales que tomaran cartas en el asunto y dieran una respuesta a los abuelos.

El hombre viajó a Rosario el lunes pasado para visitar a los abuelos tal como había prometido a través de los medios que lo entrevistaron.

"No puedo soportar el dolor de los niños y de los viejos", confesó Rodríguez, quien les preguntó a Hilda y a Hugo qué les haría ilusión. Ellos contestaron que les gustaría volver a Capilla del Monte de donde guardaban gratos recuerdos. "Me puse a organizar el viaje y me llamó el intendente de esa ciudad para ponerse a disposición, así que ya tengo todo listo", confirmó el hombre que en seis días planificó todo para concretar el sueño de los abuelos.

Tras la incertidumbre inicial y los disgustos, Hugo e Hilda ya tienen su lugar en el Hogar Español.

Hilda y Hugo fueron recibidos ayer en el Hogar Español y pusieron fin a la incertidumbre.

"Lo oscuro ya pasó", afirman los abuelos que fueron desalojados y que ahora tienen dónde vivir

0027045522

Luego de casi un mes en el que estuvieron a punto de perder las esperanzas, los abuelos que fueron desalojados y abandonados por su hijo en un bar de 27 de Febrero y Corrientes, el pasado 5 de junio, finalmente tienen un techo y una cama. Desde esta mañana, su casa es el Hogar Español de Adultos Mayores de Rosario, una institución sin fines de lucro. "¿Qué más se le puede pedir a la vida?", sostuvo Hilda, exponiendo su felicidad.

"Nos sentimos perfectamente bien, contenidos, es un hogar que ya pensábamos que no íbamos a tener", dijo Hilda en su primer día en el Hogar Español.

Cuando les propusieron a Hugo e Hilda mudarse al hogar de Uriburu al 3800 tuvieron una sola pregunta: "¿Vamos a estar juntos?". La respuesta fue afirmativa y ya no tuvieron que pensarlo más.

"Vinimos y vimos que era lindo. Nos gustó y acá estamos. Estamos juntos, estamos felices, ¿qué más se le puede pedir a la vida?", sostuvo Hilda en declaraciones a El Tres y Telefé Rosario, donde además aseguró: "Dios nos escuchó".

"No sentimos como si nos hubieran arrastrado, estamos bien", dijo la mujer, quien añadió que "dejar la casa fue muy triste, perder todo es algo muy fuerte. Pero la vida sigue, la vida sigue bien".

También le dejó un mensaje a su hijo, a quien no ven desde que los dejó en el bar de 27 de Febrero y Corrientes: "Hugo querido, estamos bien, no te asustes y vení".

"Lo oscuro ya pasó", concluyó.

Por su parte, el presidente del hogar, Gerardo Hernández Illanes (exvicecónsul de España en Rosario), destacó que la pareja es recibida sin costo alguno. "La gratificación es solucionar estos temas y dignificar la ancianidad y la gente que está aquí", afirmó.

En el Hogar Español recibirán atención médica, serán asistidos por kinesiólogos, nutricionista y también disponen de una pileta climatizada de rehabilitación. El hogar, que nació por iniciativa de la Asociación Española de Socorros Mutuos, desde 1982 funciona de manera autónoma, y se sostiene con aportes del gobierno español, el Estado santafesino y Pami.

Hilda y Hugo, de 86 y 92 años, llevan casi un mes desde que fueron desalojados del departamento donde vivían con uno de sus hijos. La inmobiliaria les había pedido el lugar porque debían devolverlo a los dueños. La inmobiliaria les solicitó que entregaran la llave, lo que ocurrió el pasado 5 de junio. Ya sin hogar, el hijo dejó a sus padres a un bar en 27 de Febrero y Corrientes. Allí estuvieron hasta la noche, cuando oficiales de la seccional 5ª los trasladaron a la comisaría.

Cuando descubrió lo que ocurría, otro de los hijos del matrimonio, Raúl González, acudió en rescate de sus padres y los llevó a su casa, pese a que no cuenta con los recursos ni el espacio para tenerlos. Finalmente el Hogar Español les acercó la solución.

Fuente: La Capital 

ancianos barRosario: La dramática historia detrás de los ancianos abandonados en un bar por su hijo
0026061824Rosario: Ancianos fueron desalojados y el hijo los dejó en un bar

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar