Las Puertas del Infierno

Política 17/07/2019 Por
Obra pública, presupuesto y actualización de tasas, todo cae en la grieta abierta entre el intendente y los concejales.
AINFIERNO

Los rufinenses ya hemos naturalizado la situación, pero la realidad indica que posiblemente, estemos a las puertas de una crisis institucional de magnitud en la ciudad. El enfrentamiento entre los dos poderes del estado municipal, ejecutivo y legislativo, está alcanzando dimensiones impensadas. El presupuesto municipal de 2019 elaborado por el ejecutivo fue modificado por los concejales, y el ejecutivo acaba de vetarlo con la advertencia de «recurrir a la vía judicial», si el legislativo lo confirma. La obra de «Centralidad» frente a la plaza fue cuestionada y suspendida por los concejales, porque el intendente no esperó la aprobación del concejo para iniciarla, como indica la legislación. Y los concejales denunciaron a Natalio Lattanzi en la justicia por supuesto «abuso de poder».
También cayó en la grieta entre los dos poderes, el sistema de actualización de tasas. Y la obra pública en general, por falta de proyectos técnicos. Los concejales dudan sobre la forma en que se utiliza el Fondo de Obras Públicas. Y en tanto dicen no tener «ni para fotocopias», porque desde el Palacio de calle Italia no les transfieren fondos. Los concejales dan a entender que para ellos (los encargados de controlar las cuentas municipales), los números del ejecutivo «son un misterio porque no dan información». En el ejecutivo sostienen que «todos son palos en la rueda y no nos dejan hacer».

En el poder legislativo rufinense afirman que llegaron a un punto de no retorno, y que no soportan más el «ninguneo» del intendente. Y no dudan en señalar que tienen «el respaldo de las leyes que el ejecutivo no respeta». En el Palacio de calle Italia, señalan que el legislativo es «una máquina de impedir», y subrayan que Lattanzi tiene el respaldo del 60 por ciento de los votos.
Cuadro de situación: Ningún legislador piensa en detenerse ante el incumplimiento de la legislación. Y ningún político piensa en recular cuando fue reelecto con el 60 por ciento.
Reflexión: Rufino como el resto del país, sufre la crisis económica y para suavizar aunque sea un poco sus efectos destructores, necesita de toda su clase dirigente poniendo en juego imaginación, experiencia y capacidad. Difícilmente eso pueda suceder, mientras se avanza hacia una crisis institucional de consecuencias imprevisibles. Ahora, cuando al abrir la puerta de la heladera se abren para muchos las «puertas del infierno», es cuando menos necesitamos la «grieta nuestra» que supimos conseguir.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar